Bruselas prende alarmas por el sistema de visado de Oro de Chipre, Bulgaria y Malta

La ciudadanía europea es vendida al mejor postor. Esta venta de pasaportes resulta en un negocio muy lucrativo para algunos países y para gestores. El mercado de ciudadanías, es utilizado en especial por forajidos de cuello blanco, lavadores de dinero, narcotraficantes y corruptos. En este sentido Bruselas prende alarmas por el sistema de visado de Oro.

Esto viene ocurriendo desde hace más de una década. Se estima que en este lapso más de 100.000 “grandes inversores” han adquirido la nacionalidad europea. Austria, Chipre, Bulgaria y malta son los principales vendedores, sin embargo, otros países también se involucran, como España, Portugal, Francia.

Recientemente la Comisión Europea, ha puesto la mira sobre este llamado “visado de oro” indicando que, gracias a la naturaleza de la operación, tiene implicaciones de seguridad para toda Europa.

La alerta de la Comisión Europea surge después que la cadena televisiva Al Yazira, reveló que más de 500 magnates chinos compraron pasaportes chipriotas entre el período 2017 al 2019.

El esquema del visado de oro

En forma general, el esquema del visado de oro se basa en el otorgamiento de pasaporte o nacionalidad a personas que invierten en el país. Por lo general en bienes inmuebles o bonos del Estado.

Es así como el “Inversor” una vez obtenido el pasaporte, puede moverse libremente por toda la Unión Europea. De esta manera la persona queda habilitada para ejercer cualquier actividad económica dentro de los países de la UE.

El monto de la inversión, varia en cada país, pero normalmente está entre los 800.000 euros a los 2.000.000 de euros. En resumidas cuentas, es un esquema que favorece únicamente a personas que tienen dinero. En este sentido la Comisión Europea advierte que el esquema representa riesgos para la seguridad de los países.

El esquema está establecido en veinte países de la Unión Europea, y funcionan únicamente bajo el control nacional, sin ningún tipo de regulación a nivel europeo. La variación en los montos y condiciones exigidas varían menormente entre los países.

Así, por ejemplo, en Croacia la inversión exigida es 13.500 euros, mientras que en Austria monta los 10.000.000 de euros.

Al igual que los montos en inversiones requeridos varían enormemente entre los países, también lo son los requisitos. Según el informe publicado por Transparency International y Global Witness, en la UE hay más de 6.000 nuevos ciudadanos de dudosa reputación. Aseguran que muchos países pasan por alto evidencias de corrupción de los personajes.

Estos esquemas resultan muy beneficiosos para los gobiernos, así por ejemplo Chipre ha obtenido unos 4.800 millones de euros.

Mientras Portugal ha obtenido unos 4.000 millones de euros desde 2012, España concedió solamente en 2019 unos 8.061 pasaportes bajo este esquema.

Antecedentes del visado de oro

Indudablemente la práctica se inició en la década de 1980 en los países del Caribe y el Pacífico, se convirtieron en paraísos fiscales. Estos países, en su mayoría se encontraban bajo grandes crisis económicas y atrajeron a grandes inversores. El esquema es copiado a partir de los inicios de siglo XXI por otros países.

Con relación a ello, el Fondo Monetario Internacional (FMI), estima que un 25% de los países a nivel mundial, cuentan con algún tipo de programa de este tipo.

De igual manera países sometidos a grandes crisis económicas iniciaron hace más de una década, la venta de pasaportes.

Es así como actualmente países como Portugal, España, Holanda, Francia, Reino Unido, Grecia, Irlanda, Luxemburgo y Letonia venden permisos de residencia. Por su parte Austria vende la nacionalidad, mientras Bulgaria, Malta y Chipre venden nacionalidad y permisos de residencia.

De acuerdo a la información existente, Hungría entre 2013 y 2017 vendió permisos de residencia a unos 24.000 extranjeros. El informe “Inside the murky world of golden visas” realizado por European Getaway, indica que en toda Europa hay mas de 100.000 nuevos residentes.

Es una realidad que estos esquemas de visados de oro, han suscitado preocupaciones en la Unión Europea. Es indudable que la flexibilidad con que estos países otorgan los permisos de residencia, es un atractivo para los corruptos extranjeros.

En algunos de estos países no se exige la residencia física del beneficiario y menos tener una conexión genuina.

De acuerdo con la Comisión Europea, estos esquemas esconden un riesgo de blanqueo de capitales y evasión fiscal. Es así como la UE puede convertirse en un paraíso para criminales, narcotraficantes y corruptos. Personajes rusos, chinos y venezolanos, están entre los mayores compradores.

Aun cuando los datos son secretos, se estima que España obtiene unos 976 millones de euros anuales. Mientras que Portugal que distingue por no tener casi ningún control ingresan 670 millones de euros anuales.

Por su parte Chipre en los ingresos por esta vía representan casi el 5% de PIB.

Comparte tu aprecio