Los bebés vendidos a precios de apartamento en Argentina

Alrededor de 44 argentinos nacidos entre los años 1056 y 1980, buscan conocer quiénes son sus padres biológicos y cuando nacieron exactamente. Los bebés vendidos a precios de apartamento en Argentina, llevan en común el nombre de las parteras, en las partidas de nacimiento.

Asimismo, coinciden las direcciones colocadas en las partidas de nacimiento. Estas personas se encontraron por las redes sociales y están en contacto, se dan apoyo e intercambian información. El acercamiento se inició en 2015.

Ya se han logrado reunir 44 argentinos y todos están enfocados en el mismo objetivo, saber quiénes son o fueron sus padres biológicos. También, hay otras interrogantes de las que desean obtener respuesta. Cómo saber por qué fueron dados en adopción y por qué algunos certificados de nacimiento fueron doblemente falsificados.

Algunos de los argentinos son Mónica Sznaidman, Ricardo Blanco, Daniela Hinsch y los mellizos Jorge Elkin y Ricardo David Luján, que fueron separados al nacer y vendidos a padres diferentes.

Cuenta el hijo de una de las parteras, que las mujeres llegaban con almohadas debajo del vestido, hacían el pago y salían con un bebé en brazos.

Tal como dice Mónica Sznaidman una de las argentinas vendidas, y entrevistadas por BBC News Brasil, fueron todos tratados “como mercancía”.

Las redes sociales permitieron el encuentro de los bebés vendidos

«Por nuestra identidad. Parteras F. Ofelia Pintos Lemos – Gregoria Agra«, son los nombres de las parteras que aparecen en las partidas de nacimiento de los bebés vendidos.

Así aparece también en las redes sociales, ya que la forma en que lograron encontrarse personas que tienen esos nombres de parteras en su partida de nacimiento.

También hubo declaraciones por televisión. Es el caso de Ricardo Blanco, de 53 años, quien se presentó en un programa de televisión y anunció que fue adoptado y buscaba a sus padres biológicos y a su hermano gemelo.

Ricardo Blanco es fundador del grupo de bebés vendidos. Supo de la existencia de un gemelo pues hablando con unos amigos en la calle, vio a una persona exactamente igual a él y preguntó a sus padres adoptivos. Quienes confirmaron sus dudas y le revelaron que era adoptado. Ahí comenzó su búsqueda.

Por su parte, Jorge Elkin, de 44 años otro miembro del grupo, vive en Buenos Aires, no sabía que era adoptado. Sin embargo, lo sospechaba y sus dudas lo llevaron a la organización Abuelas de Plaza de Mayo.

Esta es una organización en defensa de los derechos humanos, allí averiguó si era hijo de uno de los opositores desaparecidos en el período 1976-1983, por la dictadura militar. Descubrió que no fue su caso, pero si encontró a su hermano mellizo quien también buscaba descubrir su origen.

Ricardo David Luján, es su hermano mellizo y vive en la ciudad de Rosario. Gracias a la vinculación del banco de ADN con la organización formada por los argentinos, lograron encontrarse tan solo hace 5 años.

Revisaron los documentos, y las partidas de nacimiento tenían información diferente en las fechas de nacimiento y nombres de las parteras.

Jorge Elkin cuenta que cuando la madre adoptiva se molestaba por algo que él hacía, le decía «te compré y no te comportas de manera adecuada».

Mientras que Ricardo cuenta que su padre estaba en las Fuerzas Armadas como padre adoptivo de Jorge, pero un día llegó con él recién nacido, según le cuenta su madre adoptiva.

Las nuevas noticias es que los hermanos descubrieron que una mujer buscaba a sus hijos gemelos que le fueron robados hace 44 años. Ahora se preparan para una nueva prueba de ADN.

Adopciones ilegales

Mónica Sznaidman, cuenta que algunos de los padres mencionaron que pagaron lo que costaba un apartamento, para que les entregaran un bebé.

También encontró al hijo de una de las parteras y le contó que su madre “regalaba” a los bebés, pero las amigas los vendían.

Las amigas también eran parteras y el precio que pedían por cada bebé era de 5.000 USD y 10.000 USD por un bebé rubio y ojos azules.

Todos en el grupo están claros que las partidas fueron hechas para que los padres adoptivos aparecieran como biológicos, y que estos padres pagaron para que fueran entregados.

Los 44 bebés fueron vendidos por las mismas parteras y no se sabe cuántos más aparecerán. En este sentido Mercedes Yáñez, fundadora de la Oficina de Derechos Humanos del Registro de Civil de la Ciudad de Buenos Aires, anuncia que este trama de los bebés vendidos y adopciones ilegales, incluye historias de mujeres que fueron violadas.

Asimismo, de menores de edad forzadas por sus padres a entregar a los bebés en adopción enseguida de dar a luz.  A los cuales se les reemplazó inmediatamente la identidad, y fueron vendidos o entregados a otras personas.

Comparte tu aprecio