Por qué LOGAN si es una buena película.

El film de James Mangold después de dos semanas de exhibición aún se mantiene en el primer lugar en la taquilla mundial, convirtiéndolo hasta la fecha de hoy en el mejor estreno de 2017, por encima de The Batman Lego Movie, pero la película no solo sirve para entretener, sino que coloca una nueva visión de los superhéroes y su identificación con el público.

 

Por: Mario Quiroz

 

Hay muchos videos y debates en la redes sociales sobre la última película basada en los X MEN, de nombre LOGAN, la opinión de los críticos ha sido casi unánime sobre lo grande del film ¿pero qué hace la tercera parte de Wolvorine especial y diferente a las demás adaptaciones de comics?, solo comparable quizás a la obra de Cristopher Nolan y su trilogía de Batman.

 

Los protagonistas

 

En principio se debe analizar el aspecto psicológico del personaje, durante 17 años vimos a un Wolvorine interpretado magistralmente por Hugh Jackman, que en la concepción de Bryan Singer en X MEN (2000), lo hizo el eje central de su película, un mutante sin memoria de su pasado, amargado, pero inmortal, con esqueleto de adamatium y quién venció a Magneto (Ian Mckellen) en esa primera batalla en New York.

 

Luego el personaje siempre fue lo mismo durante 8 películas , para muchos treintones quienes han seguido la serie de los mutantes en el cine, fue un impacto ver al héroe convertido en un hombre enfermo, alcohólico, traumatizado, desdichado, el gran luchador que salvó a humanos y mutantes,  ahora se gana la vida como chofer de limosinas en el año 2029, con un cuerpo que ya no sana y sus garras ya no brillan. Es claro destacar que el director James Mangold se inspiró en la apariencia del el carácter Joel en el juego The Lats of US.

 

Lo mismo ocurre con el profesor X, Charles Xavier, interpretado de nuevo por Patrick Stewart en una actuación magistral la cual el actor logra dar una fuerza dramática al personaje como quizás nunca se había visto en una película de comics, un viejo de 90 años con el cerebro más poderoso del mundo, acabado, solitario, encerrado en un tanque. Mangold hace que evolucione (involucionó)  del líder de los X Men con siempre fe y esperanza en la humanidad, a un arma de destrucción Masiva con frases graciosas como “no te asustes niña, es un chu-chu”, “Logan debo ir hacer Pi-Pi” y “Logan toma este sombrero, póntelo”.

 

El tercer personaje y quién hace que se mueva la trama, convirtiéndola en un Road Movie, es Laura o la X-23 interpretado por la niña española americana Dafne Keen, quien su actuación en las escenas de violencia y su inexpresivo rostro, hace que la pequeña mutante se meta de lleno en su papel, con un toque salvaje y sangriento, además de hablar solo lo necesario y cuando hacía falta.

 

 

El contexto

 

Los llamativo de la película es que primero debemos decir es que un film de autor (Magold), dónde a base a los comics Old Man Logan, X men- más alla del bien y del mal, el wester Shane, Un Mundo Perfecto, Los Imperdonables por supuesto el juego The Lats of Us, el director nos introduce en una historia pesimista, con personajes humanos que pueden ser cualquiera pero patéticos, en esta ocasión vemos a un Logan que apesta a muerte y sin esperanza en espera de su final, un Xavier totalmente fuera de sí mismo producto del paso del tiempo y de un pecado terrible en el pasado, también se suma Canibal (Sthephen Marcan), quién es un mutante albino que antes sirvió al gobierno, y ahora solo sobrevive con quienes quizás son los últimos de su clase.

 

La fecha en el futuro es el año 2029, nueve años después de los hechos ocurridos en X Men días del futuro y pasado. La primera secuencia de la película ya nos dice que vamos a ver durante las dos horas  que dura, una realidad irónicamente más parecida al «ahora» y que mejor que la ciudad de El Paso, en Texas, para reflejar lo caótico y poca evolución de una sociedad.

 

Ese ambiente le sirve a Mangold para dejar claro que LOGAN es un film estilo Los Imperdonables, oscuro y trágico, dónde no hay héroes y quién le toca no quiere serlo.

 

Los mutantes han desaparecido producto de que algunos comenzaron a morir de manera inexplicable, otros perdieron sus poderes y durante 25 años ningún “humano especial” volvió a nacer, es decir el viaje de Logan (Wolvorine) al pasado logró evitar la subida de los centinelas al poder, pero no la apocalipsis mutante, ¿qué sucedió con los X MEN?, la respuesta se encuentra en lo que gobierno clasificó “el incidente Winchester”(la mansión de los X Men).

 

El ocaso crepuscular se observa en la estética de un film naranja, lleno de polvo, aquella composición de los trajes de cuero o grandes escenarios de enfrentamientos con super efectos ya no existen, tomas cerradas con personas que son muy parecidas en sus vestimentas a cualquier ser humano, son lo que se va reflejar es esta película, dónde los personajes y su evolución son el verdadero sentido de la trama, tanto Xavier como Logan esperan la muerte, hasta que de  nuevo surge la misión de ayudar a una mutante, pero hay que destacar que la película a pesar de ver un Wolvorine como eje central, Xavier es quién en realidad hace la historia melancólica, abuelo, padre e hija, se embarcan en un viaje para salvarse, una familia  extraña que se reclama el día a día, pero unidos en un objetivo.

 

Es obvio que en la película se toca el tema de la frontera, una crítica a la sociedad de los Estados Unidos y la creencia de sentirse superiores cuando en el país existen lugares horrendos también, las corporaciones, la migración y el racismo son reflejados, ya que vemos que los relevos mutantes son todos ahora de origen latinos y casi esclavos, una crítica más al discurso de la era Trump sin lugar a dudas.

 

La rebelión de la enfermeras es un punto digno de destacar en la película, en ella y los videos grabados por celular, trasladan al espectador a una espacie de hospital Nazi, dónde el villano se viste igual a un Josep Mengele (Gregory Peck), en la cinta Los Niños del Brasil, el director de nuevo vuelve alabar la diversidad racial, y deja claro que “un latino pobre no es estúpido”, sino capaz de hacer acto de heroísmo y sacrificios.

 

Los puntos débiles justificados

 

La duración de la película es de dos horas y diez minutos, quizás hay escenas muy largas, pero el espectador queda satisfecho con el producto final.

 

La sangre que está por todas partes fue algo que no le agrado a muchos fans de los X MEN, pero la película es una clasificación R, y el director como el propio Jackman prepararon al público al decir que encontrarían un film totalmente diferente a lo que se ha hecho a hasta ahora.

 

Recordemos que el experimento hecho con Deadpool fue todo un éxito, con la diferencia que LOGAN, no tiene humor, y el «gore» fantástico no está en esta cinta, además que cada batalla lleva a las secuencias de drama que después se vuelven tristes y melancólicas, al final de la cinta el director complace a la audiencia con un breve regreso del Wolvorine que conocíamos.

 

Los villanos son el punto más flojo de la película, en los comics Donald Pierce, es un implacable cazador de mutantes con partes mecánicas, pero horrendo y jefe de los Reavers, aquí no hay una gran  actuación por parte de Boyd Holbrook, más bien es un mal necesario, de hecho Mangold lo ridiculiza con un golpe en la cabeza dado por la X 23.

 

Zander Rice ( Richar E Grant) es un tipo que pasa en la película sin pena ni gloria, creador del X 24, y responsable del virus que acabó con los mutantes, no es un antagonista de resaltar, de hecho su final es el mismo que su paso por el film, pero cumple con la misión, de tener un tipo contra el cual hay que luchar y además criminal Nazi por experimentar y luego querer asesinar a unos niños propios de sus experimentos fracasados ( Dr Frankenstein).

 

Mangold declaró que el verdadero villano era la corporación  Akali Transigen, pero como quería una película sobre personajes y sus finales, no le dio énfasis a los antagonistas, sino al proceso dramático que vive Logan. Xavier y Laura, pero como hablamos de una película de comics, se necesitan  a los villanos.

 

Lo que se espera

 

Logan es una película que abre el debate de nuevo sobre el cine de super héroes y su visión de la sociedad, ya el público empieza a exigir mucho más en este tipo de historias llevadas a la gran pantalla y sobre todo después de la trilogía de Batman por parte de Cristopher Nolan.

 

Hugh Jackman se despide de su personaje después de 17 años, de manera magistral con un salvajismo y dramatismo jamás expresado en la anteriores películas de los X MEN y más apegado a los libros sobre Wolvorine, lo mismo pasa con Patrick  Stewart, quién algunos críticos ya abogan a una nominación al Oscar el año que viene como mejor actor de reparto, por su bella actuación como el profesor X en el ocaso de su vida, el mismo actor dijo “este es el final perfecto para mi personaje”.

 

Cuándo un Film es bien aceptado por le público, se debe ver y analizar, el propio Jackman declaró que no esperaba el resultado por parte de los fans hacia la película y sobre todo los críticos, los videos y debates en las redes sociales aun están abiertos.

 

Por otra parte, muchas dudas que deja la película, el director James Mangold ha declarado que serán algunas respondidas en la versión domestica, cómo por ejemplo ¿qué fue lo que pasó con Jean Grey y cómo murió después del incidente Wenchester?

 

LOGAN es una película de redención sobre unos personajes que no consiguieron nada siendo héroes, pero apela a escenas de recuerdo nostálgicas en libros de historietas,  para dar un homenaje a quienes pelearon por la humanidad, los fanáticos del comics se encuentran ante un nuevo producto, que sirve de arranque para que finalmente este tipo de historias sean tomadas en serio por la industria y no simples máquinas de hacer dinero.

Comparte tu aprecio