Dodgers se llevan el primero de la Serie Mundial

Ojo Global Noticias

 

Los Ángeles (EE.UU.), 24 oct (EFE).- El abridor zurdo Clayton Kershaw ponchó a 11 en siete episodios y el guardabosques Chris Taylor y el antesalista Justin Turner pegaron sendos jonrones en el triunfo de los Dodgers de Los Ángeles por 3-1 sobre los Astros de Houston en el primer juego de la Serie Mundial.

 

El partido celebrado en el Dodger Stadium bajo temperatura de 103 grados Farenheit (39 centígrados) y con asistencia de 54.253 aficionados, los Dodgers consiguieron ventaja de 1-0 en el Clásico de Otoño que se juega al mejor de siete.

 

Si Turner se encargó de cerrar la cuenta de los Dodgers con batazo de vuelta entera bueno para dos carreras, en la lomita Kershaw lució serpentina de lujo ante uno de los equipos con mejor ofensiva de la liga.

 

El lanzador zurdo mostró porqué ha sido nombrado Cy Young en tres ocasiones en la Liga Nacional y esta vez también respondió en la competición de la fase final.

 

Kershaw (1-0) ponchó a 11 bateadores enemigos y permitió tres imparables, jonrón y carrera de Alex Bregman para acreditarse el triunfo en el primer juego de Serie Mundial de los Dodgers desde 1988.

 

Pero el destino de los Dodgers, un equipo con nómina de 265 millones de dólares –la más alta de las mayores– y 104 triunfos en temporada regular, lo firmó Taylor (1) desde el primer lanzamiento del juego al responder con batazo de cuatro esquinas contra el abridor estelar de los Astros, el también zurdo Dallas Keuchel, sin compañeros por delante.

 

Keuchel nuevamente fue superado por Turner (1) en la sexta entrada con otro cuadrangular con un corredor en circulación, que era Taylor, con el que los Dodgers cerraron la cuenta.

 

Los Astros respondieron con el tolete del antesalista Bregman (1), que mandó la pelota a la calle en el cuarto episodio, solitario, contra Kershaw.

 

El poder en el bate de Bregman fue insuficiente para evitar la derrota de los Astros, que siguen sin conseguir un triunfo de Serie Mundial en sus 56 años de historia.

 

Los Astros, en su otra aparición en el Clásico de Otoño, en el 2005, cuando jugaban en la Liga Nacional, fueron «barridos» por los Medias Blancas de Chicago.

 

Keuchel fue el derrotado (0-1) en seis entradas y dos tercios, al recibir castigo de seis imparables, dos jonrones y tres carreras, dio una base por bolas y ponchó a tres bateadores rivales.

 

El segundo juego de la serie se llevará a cabo el miércoles nuevamente en el campo de los Dodgers, que mandarán al montículo al zurdo Rich Hill, mientras que los Astros tendrán al derecho Justin Verlander como su abridor estelar.

 

 

 

 

La ola de calor no afectó a la fanaticada.

 

La competición de la Serie Mundial no pudo tampoco escapar a los efectos de la ola de calor que afecta a todo el estado de California y la ciudad de Los Angeles, casa del equipo campeón de la Liga Nacional, los Dodgers, vivió el primer partido ante los Astros de Houston con una temperatura de 39 grados centígrados.

 

Nada de eso impidió que en las gradas del Dodger Stadium, de Chavez Ravine, se diesen cita cerca de 55.000 espectadores que disfrutaron el primer duelo del «Clásico de

 

Otoño», que más bien podía llamarse el nuevo «Clásico de Verano», y que cayó del lado del equipo local que se impuso por 3-1.

 

El ambiente de fiesta estuvo tanto fuera como dentro del estadio, donde los seguidores de ambos equipos buscaron resistir los efectos del calor y conseguir todo tipo de recuerdos que llevarse a sus casas en lo es la primera Serie Mundial de los Dodgers en 29 años.

 

De momento, ya es histórica porque nunca antes un «Clásico de Otoño» se había vivido con un temperatura de 39 grados centígrados, que cuando el primer partido concluyó era todavía de 33 grados.

 

También para el jardinero central Chris Taylor que fue el bateador explosivo y oportuno de los Dogders al pegar cuadrangular y pisar dos veces la registradora.

 

«Nunca me hubiera esperado algo así al final de octubre y cerca de noviembre», reiteró Taylor. «Así es Los Ángeles y ahora tenemos que disfrutar que hemos logrado la primera victoria».

 

«¡Todo es caliente en LA!», rugió el cerrador de los Dodgers, el curazoleño Kenley Jansen en tono irónico, después que se llevó el primer rescate. «Los Dodgers están calientes. Todo el mundo está en ebullición. Ha pasado tanto tiempo desde Kirk Gibson».

 

A pesar de la derrota, los Astros no se sintieron afectados por el calor ya que están acostumbrados también a las altas temperaturas que se dan en Houston durante una gran parte del año, aunque ellos juegan en campo cubierto.

 

Los Astros también tienen que superar en Houston una humedad que puede ser insoportable para la mayoría de los californianos.

 

Pero los peloteros están acostumbrados a jugar en todo tipo de clima entre marzo y octubre, y coinciden que es algo que les afecte, además que la mayoría prefiere el calor al frío.

 

Los más de 54.000 fanáticos de los Dodgers no se vieron vulnerables al calor y lo superaron al ver como su equipo al final hicieron el trabajo que deseaban para conseguir la victoria.

 

Entre ellos estuvo, el tercera base Justin Turner, que también botó la pelota fuera del parque con el cuadrangular decisivo al romper el empate a 1-1 que se daba en la pizarra en la parte baja de la sexta entrada.

 

«Me encanta todo lo vivido», señaló Turner, quien nació en la región y viene de compartir con Taylor el premio al más valioso de la serie de campeonato. «Yo prefiero jugar con calor que en la nieve».

 

Además del calor, el primer partido tuvo como protagonista el recuerdo y homenaje al legado de Jackie Robinson, el primer pelotero afroamericano que jugó en Grandes Ligas con los Dodgers, rompiendo la barrera racial el 15 de abril de 1947 cuando la franquicia llamaba al condado neoyorquino de Brooklyn su hogar.

 

Irónicamente, el fallecimiento de Robinson, que luchó por la igualdad durante el Movimiento de los Derechos Civiles en las décadas de los 50 y 60, ocurrió un día como hoy hace 45 años.

 

El martes por la noche antes de que se cantara «play ball» para el Juego 1 de la Serie Mundial en Chávez Ravine, la organización le rindió tributo a Robinson, invitando a la familia del miembro del Salón de la Fama para que realizaran el lanzamiento ceremonial.

Comparte tu aprecio